La ortodoncia en un tratamiento cada vez más demandado, tanto en niños como adultos. En estos últimos ha aumentado considerablemente debido a la inclusión de avances en las técnicas y diferentes modalidades del mismo.

Es un tipo de tratamiento dirigido a correcciones estéticas en su mayoría; aunque también se emplea en casos en los que existen problemas con el perfil óseo, en el que se combinan con cirugía ortognática.

Los distintos tipos de ortodoncia que encontramos son:

  • Brackets. La parte pasiva, los que transmiten la fuerza, serían los llamados brackets o elementos metálicos o cerámicos que se sueldan a las bandas o se pegan sobre el diente. La parte activa o generadora de la fuerza, serían las bandas, tubos, cierres y ligaduras de diversas aleaciones. Ambas partes combinadas generarían el movimiento dental, calibrado hasta conseguir los resultados óptimos de alineación.
  • Ortodoncia lingual. Esta técnica emplea brackets que se posicionan en la cara interna de los dientes, siendo prácticamente imperceptibles, dando una mejor estética.
  • Ortodoncia invisible. Este tratamiento recurre a diferentes alineadores transparentes, que se cambian periódicamente a medida que avanza el tratamiento y se avanza en resultados respecto al posicionamiento dental. Sus principales ventajas son el ser removibles, lo que permite a la hora de comer pueden retirarse, y ser prácticamente imperceptibles, por lo que son el más estético de los tratamientos de ortodoncia.

A la hora de elegir tratamiento, tu dentista de confianza siempre debe ser el encargado de asesorarte.