La endodoncia es un tratamiento en el que se lleva a cabo la eliminación del nervio del diente, es decir, conlleva una desvitalización de las raíces de las piezas dentales, con la posterior limpieza de los mismos, dejándolos libres de infección y permitiendo que estos sean rellenados por una pasta especial que le aportará dureza a la pieza y evitará roturas de la misma.

Este tratamiento se realiza cuando el diente tiene afectado el nervio que alberga en su interior, provocando en el paciente dolor e inflamación de la zona. Estas lesiones suelen provenir de caries dentales profundas.

La endodoncia se lleva a cabo en una sesión de un día, para evitar que persista la molestia en el paciente, aunque a veces, debido a la gravedad del estado en la que se presenta, en ocasiones puede no tener un resultado safisfactorio, con la posible pérdida de la pieza.

Para evitar llegar a este punto, como siempre, la prevención es el arma más eficaz. En el caso de no haber podido evitar llegar a tener la afección, con los primeros síntomas se debe acudir al dentista de confianza, lo que garantizará un mejor resultado del tratamiento.